top of page

Sobre los sueños sin cumplir...


Por: Paola Vides


En esta época de verano en donde la vida parece disminuir el ritmo, he estado reflexionando sobre los sueños sin cumplir y todavía no tengo la respuesta del todo, pero sí puedo decir que ha sido revelador entender que todos tenemos sueños no cumplidos y que eso está bien.


Si tu tienes algo que siempre has soñado y no has cumplido (aún) y eso te frustra, quizá sea bueno contarte que desde el momento en que yo dejé de juzgarme por lo que he alcanzado y lo que no, he sido más feliz. Porque he notado que los sueños deben darnos ánimo e ilusión para realmente motivarnos a alcanzarlos, pero, ¿Qué pasa si no lo hacen? quizá sea el momento de esta reflexión...


Para hacerlo te propongo algo:


1. Piensa en un sueño:

Debe ser uno pendiente de lograr, o que has venido anhelando por un buen tiempo.

2. Recuerda cuándo surgió ese sueño o desde dónde surgió:

¿Cuál fue la raíz de ese sueño? Es algo que tu deseaste de corazón o fue por una presión social, o un consejo que alguien te dio, etc.?


3. Identifica tu nivel de motivación actual en relación a ese sueño:

Recuerda cómo nació y su motivación inicial para poder identificar el nivel de motivación que tienes para alcanzarlo, valóralo de 1 a 10, siendo 10 "Muy motivado, trabajo a diario en lograrlo" y 1 "Solo sueño con eso pero no siento energía para trabajar en ello".


Si te pones a analizar, aquello que nace desde nuestro corazón, es un deseo puro y sincero usualmente tiene un nivel mucho más alto de motivación que aquello que surge de alguna otra forma, por ejemplo, de algo que viste, que está de moda o porque todos tus amigos o familiares lo hacen por eso tu también lo quieres, ¿Lo empiezas a notar?


A eso me refiero con identificar la raíz del sueño. Porque, qué pasa si no afrontamos que no tenemos el nivel necesario de claridad y motivación sobre el por qué lo queremos? Pues que simplemente cuando la cosa se pone dura, preferimos procrastinar o dejarlo a un lado, pendiente para cuando te den ganas otra vez de intentarlo o decir que la vida es injusta y no te ha dado lo que siempre soñaste.


Ahora te pregunto, si el sueño nació desde tu motivación más pura y sincera, entonces, ¿Notas la diferencia? y la pregunta más difícil es, ¿Qué has estado haciendo o qué haces cada día para lograrlo?, ¿Tienes algún plan?, ¿Estás dando un pequeño paso a la vez para alcanzarlo?, ¿Has sido persistente?


Sin la claridad de por qué lo quiero y sin un plan no es muy fácil moverse hacia adelante, empecemos por allí y luego, qué pasa si se pone difícil o si simplemente no ha salido el plan como esperabas, ¿Vas a renunciar? Como me dijo alguien recientemente, la clave está en persistir a pesar de lo mucho que te cambie el camino.


Ahora, ¿Qué pasa con esos sueños que identificaste que no salen del corazón pero que de igual forma quieres lograr? Debes evaluar si realmente valen la pena o si quizá es mejor dejarlos ir…


Y si, has leído bien, te estoy diciendo que dejes ir un sueño y hasta a mi me sorprende lo raro que se lee. Pero si te pones a pensar, el soltar, el dejar ir, cuando te das cuenta que quizá el esfuerzo no está dando el resultado y a pesar de que lo intentas y lo intentas no se te da… quizá es Dios o la vida diciéndote que hay otro plan para ti, uno quizá más grande y mejor, o quizá uno que será solamente diferente.


Así que evalúa si es momento de dejar ir ese sueño no cumplido y empezar a hacer una lista de algunos sueños nuevos que nazcan desde tu corazón y motivación sincera, y te aseguro que cada pequeño nuevo logro darás las gracias por haberlo dejado ir…


Espero que puedas dejar ir y estar listo para persistir…


Con cariño,

Pao



42 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page